Los niños y los hábitos

La adrenalina de la mañana, me lleva de un lugar a otro, para dejar todo bajo control, antes de salir de mi hogar al trabajo.

Estaba en eso, una de estas mañanas, hasta que le dí, un beso a mi hijo mientras dormía.

Le acaricie su cabecita, le di un beso y en ese momento, tal como si tuviera resortes, se sentó en su cama , abrio sus bracitos y me dijo:

Máma… Recuerdas?… Un abrazo cada dia… Tú me lo enseñaste!

Realmente me emocioné y recordé los momentos que he tenido y tengo, para los tiernos abrazos de oso. Esos abrazos, en los cuales le digo, que me mire a los ojos, para que sepa sin dudas que lo amo.

Los niños aprenden por repetición, y la repetición, se convierte en un hábito.

Comprendí entonces, que cuando uno enseña a un niño, el niño tarde o temprano, demostrará lo aprendido automaticamente.

Si no le enseñamos como dijo alguien; ” la calle se encargará de hacerlo por nosotros, y lo más probable es que no nos gustaran los resultados”

Aprendí, que cuando enseñamos algo a nuestros hijos, debemos  recordar, seguir haciendo, lo que le hemos enseñado, sobretodo cuando se trata de sentimientos y cariño.

En realidad los niños son sumisos, obedientes y capaces de entender y comprender hábitos.

Cuando somos parte de ese aprendizaje, a traves de la paciencia y la comprensión,  los niños desarrollan, hábitos buenos, autoestima, en pocas palabras crece con un cuerpo y mente sana!

Ojalá! siempre tengamos tiempo, para abrazar a nuestros niños, abrazarlos como un hábito bien aprendido de tanto practicarlo!

Marisol

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Requerido *